Éramos felices y no lo sabíamos

Los seres humanos solemos posponer las invitaciones, solemos cambiar los planes pensando que mañana todo seguirá igual, hace una semana todavía podíamos leer cosas como: “¿Y si mejor tomamos un café la siguiente semana?” o simplemente un: “No te preocupes, yo te escribo, nos vemos pronto” y hoy, nos damos cuenta de una cosa, esa realidad tan monótona que vivíamos está cambiando, éramos libres y buscábamos excusas para no disfrutar nuestra libertad.

El ser humano es experto en buscar excusas, desde hace mucho que dejamos de vivir para sólo existir, que la monotonía se apoderaba de nuestros días, éramos presos de la libertad que teníamos y hoy, que gozamos de libertad condicionada, anhelamos todo aquello que teníamos, somos cómplices perfectos del recuerdo.

Tenemos que construir el futuro, dejar atrás el pasado, darnos cuenta que, estar aquí debe ser motivo de alegría, que con sólo escribirle un “Oye, eres genial” a una persona, somos capaces de cambiar completamente una realidad. Sé perfectamente que nadie podrá cambiar nuestros errores del pasado pero, siempre en las tragedias existen oportunidades únicas e irrepetibles, en unos días, tendremos la posibilidad de volver a esos lugares que hoy, estamos dejando en pausa. 

¿Alguna vez pensaste que tu vida estaría en una pausa involuntaria? Realmente nadie lo pensó, todos veíamos el fin del mundo como algo utópico, una pandemia como algo que sólo en las películas era posible y es más, aún existen muchos que creen que el cambio climático es una telenovela de bajo presupuesto. 

Lo cierto es, que su vida no será la misma, siempre debemos evocar al recuerdo y a la memoria colectiva para no cometer los errores del pasado, construir un presente que fortalezca el futuro. Esta realidad que hoy vive casi todo el mundo, es la mitad del sufrimiento de aquellos territorios que están en guerra. 

Ojalá seamos capaces de aprender, de ser solidarios, el ser humano tiene una capacidad única, reinventarse ante la adversidad, y es cierto, esto no durará ni mucho, ni poco, tendrá que durar lo necesario y la oportunidad, es única, hoy somos capaces de trascender como humanidad para construir una sociedad más justa y equitativa.

Por favor, no desperdiciemos este momento histórico, pensando que, la humanidad no cambiará.

Seamos la eterna búsqueda de un cambio.