Una sonrisa cambia el mundo

No necesito conocerte para querer hacerte sonreír. El planeta está en crisis y se buscan héroes anónimos, personas de carne y hueso que alimenten todos los días las ganas de salir adelante, de construir puentes, de crear más humanidad. 

Amo cambiar los días de la gente, estamos en un momento histórico, en un instante sin precedentes, ante la crisis, también surgen áreas de oportunidad maravillosas y quiero ser completamente sincero con ustedes, necesitamos alejarnos del egoísmo social y ser más empáticos. 

¿Han escuchado que el mundo cambia con una sonrisa? La felicidad es un estado de ánimo que se contagia, que genera momentos únicos e instantes inigualables, nunca será lo mismo, estar que vivir, la vida se compone de instantes, es cierto, algunos perfectamente mágicos y otros, trágicos. No somos una línea, somos un vaivén, un auténtico remolino de acciones maravillosas que siempre generan un cambio. 

Componer una sociedad es crear un sistema, un sistema tan único que, depende de todos los individuos que la componen, por increíble que parezca, si un individuo cambia su comportamiento, contagiará a 5 personas. 

Pensemos lo siguiente, esta sociedad necesita comprender que si una persona logra modificar a 5, 5 lo harán con 25 y será una cadena interminable. Necesitamos que el virus de la felicidad contagie a los seres humanos. 

Es cierto, sumamos un problema más a la realidad que nos aqueja, pero descuida, egoísta ya eras, mucho antes de la pandemia, ya odiabas al que pensaba diferente, gritabas al que se cruzara en el tráfico para sentirte en libertad, es decir, problemas, el mundo tenía y muchísimos, en estos días recientes sólo sumaste uno más, que se alimenta de una estructura para generar una masificación de mensaje. 

Pero, ¿qué pasa si lo hacemos a la inversa? Si hacemos colecta de sonrisas generamos a nuestro círculo un “te quiero”, “eres mi persona favorita”, “eres mi café favorito”, “fuiste mi cita favorita” y lo repetimos, lo repetimos tanto que, se vuelve en la realidad diaria de alguien que hoy, está sufriendo y está sufriendo igual que tú y que todos los que habitamos este planeta.

Necesitamos ser agentes de cambio social, propagadores de lo positivo, amantes de los cumplidos, detonadores de sonrisas, nos urge una revolución emocional.

¡Una ronda de sonrisas para todos, yo invito!